¿Qué es un autónomo?

Figura como un empresario individual, pero popularmente conocido como un trabajador autónomo. Se trata de un individuo que ejerce en nombre propio una actividad económica con fin de lucro.

La palabra autónomo es un término heterogéneo para incluir al individuo en referencia a la labor empresarial. Realiza sus labores por cuenta propia, de forma habitual personal y directa, donde no se incluye la dirección, contrato de trabajo, y organización de terceros.

En España la figura del autónomo es muy popular, de hecho, se cuenta con más de 3 millones de ellos.

Que es ser autonomo: tipos de autónomo en España

Se pueden distinguir varios subgrupos dentro los tipos de autónomos diferentes en función de su actividad.

Trabajadores autónomos

Son aquellos trabajadores que gestionan alguna pequeña empresa del que frecuentemente son propietarios. Este negocio puede disponer de un local o establecimiento. Pero, no tiene por qué ser de esta forma en todos los casos, ya que no equivale a algún tipo de riesgo.

De cualquier manera, cotizan por laborar bajo la forma de Impuesto de Actividades Económicas, conocida como la IAE. En este grupo se pueden encontrar varios subgrupos, como, por ejemplo:

  • Autónomos empresariales: se trata de empresarios que cotizan directamente de este ente, principalmente en base a sectores hosteleros, construcción y transporte.
  • Deportistas y artistas: grupo especial dentro del IAE. Por supuesto, la seguridad social se configura de otra manera para estos tipos de persona.

Profesionales autónomos y Freelance 

Autónomos cuya actividad se incluye dentro de IAE. Existen 2 amplios grupos, tales como:

  • Profesionales autónomos colegiados: psicólogos, arquitectos, médicos, farmacéuticos o veterinarios. Son solo algunas áreas profesionales en las que el autónomo no cotiza en el RETA, pero si a través de las mutualidades de sus colegios profesionales. Es decir, no tienen ingresos directos de la RETA, pero si indirectos a través de un ente, como sería un instituto profesional.
  • Profesionales autónomos no colegiados: son aquellos autónomos profesionales que no pertenecen a un colegio profesional. Sin embargo, sus profesiones si se incluyen en el grupo de profesionales liberales, como, por ejemplo, traductores, maquilladores o representantes.
  • Autónomos societarios: regentan en una sociedad y no pueden cotizar en la seguridad social. Es decir, que no están al pendiente de darse de alta en el régimen general de la seguridad social.
  • Autónomos agrarios: aquellos en posesión de la autorización necesaria para la explotación de actividades agrarias o ganaderas. Además, estos autónomos pertenecen a un régimen especifico del RETA, el SETA (sistema especial para trabajadores por cuenta agrarios).
  • Autónomos colaboradores: quieren darse de alta en el régimen de autónomos para trabajar con el cónyuge o familiar de hasta segundo grado de consanguineidad. Este tipo de autónomos esta exento de hacer declaraciones del IVA o pagos fraccionados del IRPF destallando cada cotización de sus actividades.

Ventajas de ser autónomo

Se puede darse de alta como autónomo en un breve espacio de tiempo, y a demás, sin costo. Tampoco es necesario realizar una aportación inicial, es decir, que no hay motivos de aportar un capital social para constituir en una empresa.

La gestión del autónomo está mucho más simplificada en comparación a las organizaciones que deben cumplir con otras formas jurídicas.

Los costes de construcción y mantenimiento son muy reducidos, ya que para dar de alta al autónomo no tendrá que pagar ningún tipo de cuota o tasa.

La flexibilidad es una de las grandes ventajas que caracteriza la figura del autónomo. Puesto que se podrá dar de alta en pocas horas, así como también de baja y retirarse cerrando la actividad económica.

Una de las ventajas que se conoce entre el mundo de los emprendedores es ser el propio jefe del negocio. Al ser cabeza de mando las decisiones recaen en el autónomo para construir la propia carrera laboral.

Aunque se trabaje en algunos proyectos que no sean de agrado, el autónomo tiene el poder y libertad a largo plazo para elegir con quien desea trabajar y con quien no. Esto hará más fácil el proceso de trabajar en el proyecto.

Al tener éxito la cantidad de ingresos recibidos será alta, ya que el potencial económico de un autónomo generalmente es superior en comparación con el de un empleado por cuenta ajena. Además, de la cuantiosa liquidez que se debe declarar en impuestos, aun así el autónomo recibirá mayor ingreso que un asalariado.

La dedicación será pasional al trabajar en lo que siempre se deseó hacer. El autónomo considera su trabajo como una actividad personal, divertida e interesante. Serán horas laborales que para el emprendedor solo son horas de desempeño por simple gusto.

Desventajas del trabajador autónomo

Encontrar el balance entre vivir y trabajar es un inconveniente recurrente en la vida del autónomo. Al no tener horario se incrementan las posibilidades, pero, al mismo tiempo, puede ser negativo.

Debido a esto muchos emprendedores terminan trabajando el doble por no tener horarios establecidos. Conforme pasa el plazo el trabajador autónomo comienza a combinar su tiempo personal con el laboral.

Es decir, que cuando se tiene un horario fijo, o no se fija un propiamente, se termina trabajando prácticamente todo el día en horas no planeadas. Esto se puede evitar si es que el trabajador autónomo es capaz de poder cerrar horarios personales. Tales como el tiempo libre, y comenzar a laborar regularmente 24/7.

Estos inconvenientes también suceden para tipos de autónomos económicamente dependientes españoles, no solo en Latinoamérica.

Régimen especial de trabajadores

El Régimen Especial de Trabajadores en España es un marco legal que regula la seguridad social y los derechos laborales de diferentes grupos de trabajadores.

Este régimen especial abarca a trabajadores autónomos, empleados de hogar, agrarios, artistas, profesionales taurinos y otros.

Proporciona protección social y acceso a la asistencia sanitaria, beneficiando tanto a los trabajadores como a las empresas y abogados involucrados.

Para ser autónomo en España, es necesario darte de alta en el régimen especial de trabajadores autónomos. Cada categoría tiene sus características específicas, pero este régimen busca garantizar derechos y establecer un marco adecuado para estas modalidades laborales.

Aspectos importantes para ser autónomo

Existen muchos servicios de gestión y asesoría para aquellos profesionales que van a comenzar a construir su propio imperio y necesitan una guía gestora. Esto se debe a que para incursionar en el mercado como independiente. Es necesario conocer las complejas formas fiscales y el trámite normativo con términos financieros técnicos.

Además, es conocido que, la comunidad autónoma no saben como empezar con estos temas y sienten cierta inseguridad. Especialmente sobre la comprensión de los modelos de hacienda e inspecciones, por lo que acuden a otros profesionales para asesorarse.

Cuota de autónomos

Para ser trabajador autónomo se tiene que pagar cada mes la cuota de la seguridad social, mayormente conocida como los autónomos. Esta cuota es obligatoria y se cobrará del banco de manera automática cada fin de mes.

En el primer año de los nuevos autónomos la cuota será más baja y progresivamente irá en aumento hasta alcanzar la cuota regular del trabajador autónomo. La cuál está establecida por la seguridad social. Se debe de pagar de forma obligatoria se tenga o no ingresos en todos los meses sin excepción.

En el caso de los trabajadores autónomos que se dan de baja y después se vuelven a darse de alta. Se perderá la bonificación de la cuota baja inicial durante 2 años como mínimo, según la seguridad social.

Si el trabajador autónomo ha tenido éxito, puede permitirse aumentar lo que se paga de cuota de autónomo para que en el futuro, de necesitarlo, se tengan mejores prestaciones. También, este caso funciona para los autónomos que están cerca de la jubilación y están interesados en disfrutar mejor de la misma.

Añadir el IVA a las ventas 

El empresario que propicie su autonomía de manera correcta debe de añadir el IVA a sus facturaciones. En base a todo lo que se facture se tendrá que sumarle el impuesto sobre el valor añadido.

Por ejemplo, si se vende un producto no solo se debe agregar el precio bruto del mismo, sino añadir el porcentaje del impuesto. Dejando así el valor final aumentado para los clientes en cada cotización. Si se tiene alguna duda, se puede obtener asesoría financiera con tan un solo clic de distancia

Compra y deducción de IVA

De todo lo que se compre para la empresa se debe solicitar factura siempre, solo así se podrá deducir el IVA y pagar menos impuestos. Se tendrá que pedir al vendedor que realice una factura con los datos del autónomo, si estos datos no se registran este proceso no funcionará.

Por supuesto, esto es muy relativo, depende del tipo de actividad que realice el autónomo económicamente dependiente. Estas normas de seguridad social también son regidas en España para los trabajadores autónomos.

Impuestos IRPF

Es un impuesto que paga todo el mundo, ya sea cliente, trabajador, trabajador jubilado, empresas o autónomos. Es la conocida declaración de la renta que se debe hacer una vez al año, en la renta se suman todos los ingresos por cada cotización. La cuál se han tenido ese año y se restan los gastos del trabajo y de ahí surge el beneficio anual. En cuestión, se sigue las tablas y condiciones que dicta hacienda se paga un porcentaje sobre ese beneficio.

Tiempo de pago de impuestos

Tanto el IVA como el IRPF se pagan en los meses de Enero, Abril, Julio y Octubre. En cada trimestre antes de que llegue el día de pagar se tendrá que enviar a los gestores todas las facturas que se hayan hecho. Junto a todos los gastos deducibles de ese trimestre en caso de que el autónomo necesite ayuda.

Se debe pagar cada mes la cuota de autónomos, cada tres meses el IVA y los adelantos del IRPF y cada año hacer la declaración de la renta (en este caso como a todas las personas).

Proceso para pagar menos impuestos

Para pagar menos impuestos no se debe hacer tanto trámite, es suficiente con deducir el máximo de gastos posibles. No se debe olvidar ningún gasto por registrar que por supuesto solo en base al trabajo.

En el caso de que se registren gastos que no sean referentes al trabajo, se negarán y se tendrán que pagar recargos y multas. Cabe recordar que la regla más importante que el autónomo puede tener, es deducir únicamente todo lo referente a su trabajo, y no usar en ningún caso para la vida personal.

Darte de alta como trabajadores independientes

Para darse de alta la persona autónoma realiza de forma habitual una solicitud de alta en Hacienda para obtener el número de identificación fiscal (NIF). De esta forma poder declarar los ingresos y pagar los impuestos correspondientes.

Es necesario darse de alta en la Seguridad Social como paso especial de trabajadores autónomos para poder tener derecho a la prestación por cese de actividad. Así como, por ejemplo, a la asistencia sanitaria. Además, se debe elegir la base de cotización, que determina la cuota mensual que se debe pagar y las prestaciones a las que se puede acceder.

En algunos casos, es necesario contratar un seguro de responsabilidad civil para cubrir posibles daños a terceros, y en caso de realizar una actividad empresarial. Es necesario inscribirse en el registro mercantil correspondiente.

Finalmente, se deben registrar los libros contables y cumplir con las obligaciones fiscales y laborales correspondientes, declarando los impuestos de manera trimestral o anual.

Alternativa a la facturación de impuestos autónomos

En lugar de presentar declaraciones periódicas y detalladas, los autónomos pueden optar por un esquema simplificado. En el cual, se les aplica un porcentaje fijo sobre sus ingresos para calcular sus obligaciones fiscales.

Este sistema simplificado tiene como objetivo reducir la carga administrativa y contable de los autónomos. Especialmente aquellos con ingresos más bajos o con actividades económicas de menor envergadura. Al aplicar un porcentaje fijo sobre los ingresos, se evita la necesidad de llevar una contabilidad detallada y se simplifica el cálculo de los impuestos a pagar.

Además, esta alternativa puede incluir la opción de pagos trimestrales fijos. Lo que brinda mayor previsibilidad y liquidez a los autónomos en lugar de enfrentar pagos más elevados al final del año fiscal. Esto puede ayudar a mejorar la gestión financiera y la planificación presupuestaria de los trabajadores autónomos.

Veamos algunas preguntas frecuentes sobre ¿Qué es un autónomo?

La mayoría de las veces quienes se enfrentan a este régimen especial de trabajadores independientes tienen este tipo de inquietudes:

P: ¿Cuál es la diferencia entre un autónomo y un trabajador asalariado?

R: Los autónomos son dueños del establecimiento y realizan sus actividades de manera independiente. Mientras que los asalariados trabajan para una empresa, reciben un sueldo y beneficios.

P: ¿Cuáles son las responsabilidades fiscales y laborales de un autónomo?

R: Al ser un autónomo económicamente dependiente, tiene el trabajo de realizar sus declaraciones fiscales, contrato, recibir cierta remuneración. Así como, cumplir con tarifa plana, y cumplir con otras responsabilidades tributarias.

P: ¿Qué debe hacer un autónomo en caso de enfermedad?

R: Se solicitar una baja médica y visitar a un médico para obtener un informe médico, con el que se puede pedir una ayuda económica por incapacidad temporal a la Seguridad Social.

Resumiendo: ¿Qué es un autónomo?

Un autónomo está dentro de la categoría de un emprendedor. El cuál trabaja de manera independiente y se dedica a llevar a cabo una actividad económica sin estar vinculado laboralmente a una empresa. Los autónomos pueden ejercer cualquier tipo de actividad económica, ya sea un servicio profesional o una actividad comercial.

Ser autónomo implica tener responsabilidades fiscales y laborales. Tales como, realizar las declaraciones tributarias, pagar las cotizaciones a la seguridad social, llevar la contabilidad, fijar los precios de su trabajo y buscar nuevos clientes. Si se tiene alguna opinión o duda sobre temas similares, es posible consultar nuestro blog.

¿Entonces, ya sabes qué es un autónomo? ¡Infórmate sobre su manera de emprender!